A mi me sacaron….

Ella me remitió al padre Isaac, un humilde sacerdote que conoce y está autorizado para manejar estos casos. Lo primero que hizo fue invitarme a confesar mis pecados, especialmente los referentes a resentimientos, abortos, creencias en supersticiones y unión libre. De entrada le dije que no, pero luego, por la necesidad, acepté.

Después de la confesión me empezó una diarrea que me duró tres días. Por dos semanas mi deposición estuvo envuelta en un color verde fluorescente y luego amarillo brillante. Regresé donde el sacerdote, que me dijo: “Tranquilo, está liberando el maleficio que le hicieron”.

Luego de cuatro años de lucha en los que recé el rosario, fui diario a misa y comulgué, me confesé y aprendí a conocer la palabra de Dios, me hice una endoscopia y ya no tenía llagas. Era el inicio de mi liberación.

Para completar la tarea me enviaron a buscar a quien me hizo el maleficio, una ex novia con la que me porté mal, para pedirle perdón. Fueron muchos intentos, hasta que al fin me perdonó. También sané heridas que tenía desde la niñez con mi familia.

Problemas no faltan, no soy perfecto, pero con la humildad y la paciencia que da Dios todo es ligero y llevadero. Desde eso no solo se sanó mi cuerpo sino también mi corazón. No me deprimo, no siento miedo y mi vida laboral es exitosa. He recorrido varios países contando mi testimonio, ayudo a presos, enfermos y voy a los colegios a contar mi historia. Próximamente publico un libro y tengo un programa en el canal Tele Amiga que se llama Des gracias por tus desgracias, porque hasta que uno no come mierda, no valora el arequipe.

Vea artículo completo y coméntelo en:

http://www.soho.com.co/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=9185